| Futsal Total |

Real Madrid Azul y Huinoil también ganaron en el arranque

El domingo por la tarde se realizaron otros dos encuentros en el Anexo del Polideportivo Margalot: Real Madrid Azul venció a O’Higgins por 4-3 y Huinoil hizo lo propio ante Pingüino, 3 a 1.

Dos partidos de alto calibre marcaron la actividad del domingo. En primera instancia se presentaron dos elencos que, sin dudas, buscarán el título: un Real Madrid Azul renovado, con Juan Gómez en la conducción técnica y los refuerzos Pablo Verón, Gonzalo Fernández y Sergio Salazar, entre otros; más la continuidad del capitán Gustavo Chávez, Franco Yacante y Alan Ceballos.

Esa reestructuración se debió, en gran medida, por la salida de jugadores jóvenes y de jerarquía, como Matías Estrada y Lautaro Leiva, quienes emigraron a Sportivo y todavía resta saber qué sucederá con Jorge Carrillo.

Semifinalista en el Clausura 2017 (perdió con Campolter en esa instancia), O’Higgins recuperó al técnico Daniel Ruiz en la conducción técnica para acompañar a José Fuenzalida, y en cuanto al plantel, las bajas son Daniel Torres  y Cristian Barrios; al mismo tiempo, se sumaron el pivot Daniel Andrade, Jorge Fresco y Lautaro Araya, además de algunos jugadores de O’Higgins Celeste, que milita en la Copa de Oro.

El principio del cotejo fue parejo, con presión alta ejercida por ambas partes. El Bernardino se plantó con Emanuel Salguero y Juan Fuenzalida, como lo hace de forma habitual, mientras del lado opuesto el empuje de Gustavo Chávez resultó, una vez más, decisivo.

El marcador tuvo su apertura a los 8:50, cuando Pablo Verón llegó cara a cara con Inti Bogado y definió a la red luego de una corrida por la izquierda. Y el que se encargó de aumentar la cuenta fue Gonzalo Fernández, quien giró en tres cuartos de cancha y acomodó su derechazo junto al poste derecho del arquero “celeste”.

El 2-0 acomodó al Azul en el partido, la presión del campeón de la Copa Ciudad de Río Grande continuó y O’Higgins, en el recambio, evidenció cierta falta de fútbol que, con seguridad, saldará con el transcurso de las fechas.

Aún así, sobre los 18′ aprovechó un error de Verón en la salida, Flores explotó a toda velocidad y le picó la pelota a Ceballos en un golazo que terminó en el ángulo lejano.

Ese envión anímico que significó el descuento fue la antesala de la igualdad, que llegó por intermedio de una rápida jugada colectiva y el toque final de Jonatan González.

Real Azul pudo salir del apuro con un cañonazo de Nicolás Fernández que se metió en el ángulo, pero otra vez el Celeste empardó, en esta ocasión gracias a una definición de Daniel Andrade, quien dio muestras de su calidad e inclusive, a continuación, tuvo un remate al poste en el que protestó todo el Bernardino, entendiendo que el balón había traspasado la línea de meta.

El trámite fue golpe por golpe, con una posibilidad inconclusa de Gonzalo Fernández y la posterior expulsión de Bogado, quien había sido condicionado por una amarilla por ir al piso en el primer tiempo y, por agarrar el balón con la mano fuera del área vio la segunda tarjeta.

Ingresó Oscar Contreras para reemplazarlo y, a dos minutos y 13 segundos del final del partido, el Mono Chávez ejecutó un tiro libre con potencia que rozó el arquero pero terminó en la red, para el 4-3 final.

 

HUINOIL PEGÓ JUSTO

El último encuentro del fin de semana tuvo como protagonistas a Huinoil y el reaparecido Pingüino, en un trámite donde el Naranja intentó siempre pero al Petrolero le alcanzó con la lucidez de Leandro Vera e Iván Giorgis, las dos figuras que tiene el equipo.

La apertura se dio a los ocho minutos, cuando, de contragolpe, el propio Vera arrancó, encaró al arquero Maximiliano Trepatt y lo doblegó para el 1-0.

Pingüino buscó una reacción y el más claro fue Taiel Cheuquel, quien después de dos intentos, encontró red en el tercero, en un cañonazo que se metió por el medio del arco de Walter Oyarzún, ex Santos San Martín.

Para la segunda parte, Huinoil apeló al brillante Giorgis, quien con un doblete le devolvió el triunfo a su equipo, donde también resaltó la labor de Kevin Domínguez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *