La CAFS presentó un protocolo y sugiere jugar con tapabocas

por | 23 mayo, 2020

La Confederación Argentina de Fútbol de Salón empezó a trabajar para la vuelta de la actividad salonera y diseñó un protocolo que contempla, entre otros puntos, que los jugadores utilicen tapabocas en pleno partido.

Después dos meses de aislamiento preventivo, social y obligatorio por la pandemia del COVID-19, la CAFS comenzó a trabajar en la posibilidad del regreso a las canchas con un protocolo de seguridad.

La situación nacional es diversa en Capital Federal y la provincia de Buenos Aires (los sectores con más casos confirmados de coronavirus). En tanto, en el resto del país se flexibilizó la actividad deportiva. En el caso de Tierra del Fuego ya se permite (con restricciones) ya se permiten las salidas al aire libre (para trotar o hacer ciclismo, hasta 10 kilómetros del radio de la ciudad) y los gimnasios privados de musculación están a punto de reabrir sus puertas desde el próximo martes 26.

En una situación similar se encuentran los deportes individuales como el tenis, pádel y tenis de mesa, que pronto serán habilitados.

Sin novedades respecto de los deportes de equipo, la Federación Fueguina y el resto de las afiliadas a la CAFS recibieron en los últimos días el primer protocolo para volver a las canchas, con medidas que serán evaluadas a las realidades de cada ciudad.

El protocolo

En el ítem equipamiento, el protocolo sugiere que “los jugadores en cancha o en banco de suplentes utilizarán tapaboca en forma permanente”, con diferencia de colores para los equipos.

“Existen experiencias en Europa de jugar tenis con tapaboca, y el resultado de más de una hora de competencia salió bien”, señala el escrito.

Los jugadores también deberán contar (en forma personal) con los siguientes elementos: botella personal para hidratación, toalla y botella con desinfectante o lavandina.

En tanto, el responsable de la mesa de control, los árbitros, el dirigente dirigente organizador, los delegados de los clubes, directores técnicos y preparadores físicos; usarán una “máscara protectora facial de polipropileno inyectado no poroso”.

Cantidad de personas

Los planteles estarán integrados por entre siete y diez jugadores (dos jugadores por puesto), por equipo. Además, cada equipo presentará: un director técnico, un preparador físico (que puede oficiar de auxiliar) y un dirigente o coordinador.

Por partido también habrá dos árbitros, una persona que oficiará de planillero y cronometrador y un dirigente miembro de la organización, que controlará la aplicación del protocolo.

En cuanto a la limpieza y desinfección del gimnasio, los auxiliares deberán ser tres, como mínimo.

En total, el número de personas no deberá ser superior a 32. Toda la actividad será a puertas cerradas (sin público).

Ingreso al gimnasio y preparación

La organización deberá tomar la temperatura a todos los actores con una pistola láser. Todos se desinfectarán las manos con alcohol en gel y se rociarán los bolsos deportivos con agua y desinfectante o lavandina. También se menciona la utilización de una alfombra con agua y lavandina para desinfectar el calzado.

Todos los participantes deben presentar a la administración una declaración jurada de buena salud (el día previo al partido, que se informará con cinco días de anticipación) para confeccionar la planilla de juego.

Los baños deberán dividirse por equipo y los jugadores, que llegarán con la indumentaria puesta desde sus casas, podrán ingresar a la cancha 20 minutos antes del horario del partido. Al finalizar tendrán diez minutos para liberar las instalaciones y permitir la desinfección del lugar.

Los árbitros contarán con otro vestuario y los elementos de higiene necesarios (alcohol y jabón personalizado).

En cuanto a los bancos de suplentes, se ubicarán en sillas individuales a dos metros de la línea de la cancha, separadas, a su vez, cada dos metros, los cuales serán marcados con una cinta.

El delegado estará ubicado en otra silla, a una separación equidistante de la mesa de control y el banco de suplentes. Y la mesa de control será integrada sólo por una persona, que cumplirá con las funciones de planillero y cronometrista.

Los jugadores podrán hacer la entrada en calor en un lugar designado para esa actividad, con una separación individual de dos metros. Los cambios se hará a la misma distancia, que también regirá para las indicaciones del entrenador hacia sus dirigidos (durante los pedidos de minuto también, ubicado en el centro de un círculo).

Preparación del espacio

Una hora antes del inicio de la fecha se desinfectará la cancha, tribunas, baños, vestuarios de árbitros, mesa de control y bancos de suplentes con lavandina diluida en agua.

Entre partidos se rociará con la misma mezcla, tribunas, áreas de cada arco, las sillas del banco de suplentes, baños, vestuarios de los árbitros y mesa de control. Para la parte metálica de los arcos se utilizará alcohol en gel.

Los arqueros que toman el balón con sus manos desnudas deben tener  alcohol gel o una toalla embebida de agua con lavandina o desinfectante dentro de su arco para limpiar de manera permanente sus manos.

Los baños sólo podrán ser utilizados por una persona a la vez, que se desinfectará con algún elemento provisto por la organización, como jabón neutro.

En cuanto a la conducta de los jugadores, al momento del festejo de los goles no habrá saludos ni abrazos, tampoco se permitirá salivar en el campo de juego (sí se podrá colocar un recipiente o banco, que tendrá agua con lavandina).

El balón de juego será reemplazado cada diez minutos de juego y desinfectado. Además, cada jugador contará con una bolsa plástica con un paño humedecido en desinfectante o agua con lavandina para limpiarse las manos y la mascarilla facial en alguna pausa del juego.

Por último, se instalarán espacios tipo “boxes” en zona de suplentes para los elementos personales de cada jugador.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *