Luz y Fuerza ganó y le puso suspenso al final del Apertura

El Eléctrico se repuso al 2-0 inicial a favor de Sportivo y lo ganó gracias a los tantos de Oscar Flores, Maximiliano Pérez y Víctor Villarroel. Con la victoria llevó la definición por el título a un tercer partido.

El “Malvinas Argentinas” fue el escenario elegido por la FFF para la segunda final entre Sportivo y Luz y Fuerza, que le permitió al Eléctrico empardar la serie al ganar por 3-2, tras haber estado casi todo el primer tiempo en desventaja por el buen arranque del Albo que lo puso 2-0.

Como era de esperarse, Luz y Fuerza buscó construir desde la sociedad Fresia-Pereyra, con el Bebo Pérez sumándose al control del balón. Pero Sportivo tuvo un comienzo más activo, con una presión alta que incomodó al Eléctrico e inclusive le hizo camino al 1-0, cuando Zety Pereyra se metió en su propia área y el que lo fue a buscar, Tomás Becco, generó un rebote que golpeó el palo y terminó definiendo Lucas Vera a la red.

Becco presiona a Pereyra y Lucas Vera llega para la apertura del marcador.

Hasta el quiebre en el resultado las situaciones fueron parejas y no tan claras, con un arribo por izquierda de Willy Villarroel que tapó Lucas Martínez y la respuesta de Lautaro Yañez, quien corrió a las espaldas de los rivales para definir un pase en diagonal de Becco, pero su remate salió desviado. Sportivo volvió a llegar al arco del Gringo Alegre pero cuando intentaba la devolución Gabriel Ramírez para Yañez, de cara al gol, Jorge Fresia apareció para despejar ese balón.

De una individualidad nació el segundo de Sportivo, porque Gaby Sánchez rompió por el medio de la cancha, pasó en velocidad a dos rivales y sacó el tiro rasante de zurda sin obstáculos, que no logró contener Alegre.

A Luz y Fuerza le costó construir chances concretas en el arco rival y uno de los más peligrosos fue Luis “Ayi” Mansilla, quien emprendió carrera por el borde derecho y generó el corte con falta y la tarjeta amarilla para Sánchez.

A los 14 minutos surgió el descuento en el marcador, cuando el Pipi Flores (que no tuvo minutos en el primer partido) cedió con Pereyra en el eje y fue a buscar en diagonal esa pelota perfecta que le puso su compañero para definir con sutileza ante el achique de Martínez, apenas por arriba, en un toque que se metió junto al palo lejano del arquero. Un golazo.

El Pipi Flores abrió camino a la remontada de Luz y Fuerza con un golazo en el primer tiempo.

Sportivo, que se había complicado con las faltas, se apuró para marcar a un Villarroel de espaldas y el primer tiro castigo lo pateó el pivote, pero el duelo lo ganó Martínez con una doble atajada impecable que redondeó en el rebote. Pero el segundo tiro libre sin barrera, en otra falta contra Villarroel, lo convirtió el Bebo Pérez, con un disparo debajo del travesaño, al medio, que no le dio oportunidades al arquero y significó el 2-2 parcial a los 16 minutos.

El Albo quedó golpeado a partir de los goles de Luz y Fuerza, que generó otras dos situaciones. Una llegada de Villarroel instalado en el área, cuyo remate a la carrera salió desviado, y otra oportunidad de Fresia donde Lucas Martínez evitó el tercero del Eléctrico.

En el segundo tiempo Sportivo llegó primero con una pared entre Gaby Sánchez y Lucas Vera que definió el armador al cuerpo del ingresado Maximiliano Trepatt, en lo que fue una de las últimas para el “10”, quien fue expulsado con azul directa por un golpe con el codo al rostro de Jorge Fresia.

En un complemento muy hablado, también vio amarilla Villarroel, quien llamativamente recibió la tarjeta cuando volvió a jugar de espaldas con el balón, una acción muy similar a la del final del primer tiempo que habían sancionado a su favor los árbitros Rodríguez y Carrera.

Lo cierto es que el Albo avisó con un bombazo al travesaño de Yañez, pero en la primera que tuvo Luz y Fuerza la mandó a guardar. Recuperó Pereyra en el fondo, jugó a la izquierda con Mansilla y este por la misma línea para Villarroel. El pivot, pisando la línea del área de Franco “Laucha” López, definió suave entre las piernas del arquero que parecía orientarse a cubrir la llegada de Mansilla por el medio.

Luz y Fuerza fue más concreto en el resto del trámite, no solo porque, de contra, generó dos o tres acciones que no pudo convertir el Bebo Pérez, sino porque cuando se dedicó a defender, lo hizo con sacrificio y entereza hasta el final, sumando la experiencia del “Bocha” Hugo Pérez y el compromiso de Walter Benítez y Maximiliano Ferreyra.

El último partido de la serie definirá si Sportivo rompe una sequía de más de 30 años o Luz y Fuerza consigue su cuarta estrella consecutiva en el ámbito local.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *