Río Grande emparejó la serie con una ajustada victoria en el clásico fueguino

Con un tiro libre sin barrera sobre la hora, tras una discutida falta, la selección de Río Grande se impuso por 2 a 1, igualó la serie ante Ushuaia y visitará la capital provincial el próximo fin de semana.

Este sábado por la tarde, Río Grande revirtió la derrota inicial ante el clásico, mejoró su juego y se adjudicó el triunfo por 2 a 1, en un partido con varias emociones y un desenlace a través de un tiro castigo que decantó en favor del dueño de casa.

Desde el arranque hubo un cambio considerable en el conjunto dirigido por Juan Sánchez y Pedro García, con la decisión de presionar sobre la bomba del elenco rival y con dos ocasiones claras antes de la apertura del marcador.

Primero fue Nicolás Fernández quien no logró conectar una asistencia de Jorge Fresia en el área ushuaiense y, a continuación, Ezequiel Pereyra robó a un jugador visitante y la punteó pero el remate salió desviado.

En dos minutos y medio de juego, llegó el primer tanto: Fresia jugó rápido para Zety Pereyra y este derivó para la escalada de Nicolás Fernández, quien sacó un derechazo que se filtró entre las manos del arquero Federico Romero, antes de tocar la red.

Río Grande logró mantener el perfil ofensivo con el tándem Pereyra – Fresia, y avisó con el propio capitán de media distancia, pero la más clara nació de otro arranque de Fernández, pero en el mano a mano, el de Real Madrid Azul buscó engañar al arquero y definió corto al primer palo, en un envío que terminó afuera por poco.

Ushuaia careció de herramientas para visitar el arco defendido por Inti Bogado y, en su primera situación, el propio arquero dejó un rebote en el área, tras remate de Matías Avendaño, y Eduardo Barreto definió demasiado alto.

Nelson González probó de afuera, pero volvió a responder el arquero, y lo mejor de la visita se vio sobre el epílogo de la primera etapa, cuando Juan Medina encaró en dos oportunidades, aunque otra vez apareció Bogado para controlar el tiro de Douglas Romero.

El segundo tiempo fue más equilibrado. El propio Romero apareció más en el juego y también Matías Avendaño, aunque no en su tradicional condición de goleador, sino como asistidor.

Más allá de una buena triangulación con remate alto de Gabriel Sánchez, a Río Grande se le complicó el partido en la faceta de creación, en medio de un partido que tuvo varias interrupciones y algunos encontronazos entre los protagonistas.

Natanael Silva fue el primer expulsado con doble amarilla, pero luego empató Mauricio Martínez para tranquilidad de la visita: quitó Douglas Romero cerca de la línea media, Martirena filtró y dejó al goleador Martínez cara a cara con Trepatt, al que superó con un tiro bajo.

Con el empate, Ushuaia se envalentonó y apuró con un disparo de Juan Bareiro en un tiro libre, bien cubierto por Trepatt. Acto seguido, Federico Martirena encontró desairado al arquero riograndense y marcó casi sobre la línea, pero la dupla arbitral (Fabián Carrera y Cristian Quiroga) advirtió una mano del jugador de Ushuaia que anuló el tanto del visitante.

Con poco juego, Río Grande se las arregló para incomodar con Lucas Vera en la pelota parada y un derechazo de Patricio Guerrero que se perdió ancho, en un elenco que perdió a Gabriel Cejas por azul directa.

El local quedó en jaque por acumulación de faltas y Ushuaia lo embistió con un Avendaño decisivo en dos situaciones claras, primero para ceder al taco posterior de Nelson González (evitado por Trepatt) y luego a Douglas Romero, quien “cuchareó” el balón por encima del arquero pero demasiado alto.

El partido se calentó, abundaron los gritos desde ambos bancos y Ushuaia también ingresó en penalización en una salida de Federico Romero, donde Gabriel Sánchez zafó de la expulsión pero Gaby Ramírez (de gran tarea en defensa), tras un empujón, sí vio la tarjeta azul.

Lo perdió Barreto después de una corrida de Nelson González por el carril derecho, y después Fresia sacó un bombazo desviado, luego de una intervención de Jonatan Salazar.

La jugada clave del final surgió a los 19:29, cuando Fresia cruzó la mitad de la cancha con pelota dominada, interceptó Douglas Romero en la marca y la dupla arbitral cobró una dudosa infracción contra el “8” de Río Grande.

En el tiro castigo, Guerrero acertó a la izquierda del improvisado arquero Bareiro y convirtió el 2-1, al que siguió la expulsión de Ricardo “Calabaza” Ullúa, ayudante técnico del conjunto ushuaiense, por un reclamo en dicha jugada.

Grande emparejó la serie y ahora todo continuará en la capital provincial, donde el viernes se medirán por el tercer choque. El cuarto y último, en tanto, será el sábado 1 de junio, Día de la Provincia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *