Río Grande, entre los cuatro mejores del país

Redacción y fotos: Hernán Romero

Entre los cuatro mejores del país. Este sueño llamado Argentino A va cumpliendo metas día a día, y el grupo dirigido por Juan Sánchez y Pedro García va avanzando en la ilusión, apoyado en su estructura, la experiencia de algunos referentes y el empuje de su juventud.

Río Grande clasificó a semifinales en la Cuenca Carbonífera, más precisamente en el anexo del Polideportivo de 28 de Noviembre, al vencer en tiempo suplementario 4 a 3 a Esquel, luego de igualar en tres tantos en los cuarenta reglamentarios, y con Gabriel Sánchez marcando el gol del triunfo con un puntazo de zurda espectacular.

Este grupo tuvo que sufrir, nuevamente, como lo hizo en la clasificación, para evitar el descenso, y ahora en cuartos luego de ir ganando cómodamente ante un equipo con mucha fortaleza física en sus pivotes, que además dejó todo en cada pelota dividida buscando ponerse en partido.

Porque, tras varios minutos de paridad, Río Grande comenzó a encontrar espacios y a poder administrar la velocidad de sus ataques, y en 7 minutos Gaby Sánchez ganó como tantas veces por la banda derecha, tocó atrás para la entrada de Lucas Vera, que de taco, la empujó a la red.

Fue un desahogo total para los dirigidos por la dupla Sánchez-García, que no resignó terreno, vio sangre y fue a buscar más, y lo consiguió en una buena salida de Zety Pereyra, Lucas Vera ganó en el mano a mano por la izquierda, y en 11 minutos clavó un puntazo bajo dejando sin reacción al arquero esquelense Nicolás Silva.

Río Grande controló las acciones pese a los buenos intentos de Esquel en varias oportunidades, con trabajo especialmente para los defensivos, y alguna que otra intervención de Trepatt, pero cuando parecía que el descanso llegaba sin goles en contra, Alejandro Pichiñan marcó el descuento, a un minuto del entretiempo.

Río Grande mantuvo la paciencia y su juego apoyado en Ezequiel Pereyra y Gabriel Sánchez, pero fue Jorge Fresia quien pudo escapar en velocidad de contra y marcar a los 4 minutos el tercer gol riograndense, con un puntazo fuerte al primer palo.

Sin embargo, al minuto Lucas García descontó, y promediando la etapa Nehemías Barría igualó con un disparo fuerte y alto que Trepatt no pudo contener, y así se mantuvo el cotejo hasta el cierre, con dos elencos desgastados que no podían regalar ni un metro, y menos cometer errores que podrían mandarlos a casa.

Esquel, con poca salida de fondo, de todas manera complicó con la presión alta en la salida de Río Grande, que se mantuvo eficiente, en ocasiones con buena profundidad aprovechando el pique al vacío de los alas, o las pelotas al pívot, pero finalmente no hubo goles, y sí alargue.

En el suplementario se mantuvo el desarrollo del cierre del complemento, con dos equipos a los que le quedó larga la cancha, y así fue la jugada del gol de Río Grande, con Esquel rechazando, Zety Pereyra buscando a Sánchez en la zona de ataque central, y en un dos contra tres, el juvenil zurdo buscó a Fresia, quien se la dejó sutilmente lista para el remate de zurda, que se clavaría a media altura, en el palo derecho de Silva.

Quedaban 11 segundos para el cierre del primer tiempo extra, pero el festejo fue eufórico, por la calidad del tanto y por las piernas cansadas de ambos equipos. En el segundo suplementario, además de algunos mano a mano tapados por Trepatt y los últimos intentos de Esquel, apareció un claro penal no cobrado por los jueces, en una escalada de Fresia del medio hacia la izquierda y un evidente choque con el arquero rival, que llegó muy tarde en el borde del área.

Los últimos segundos pudieron ser más tranquilos con buena puntería de Río Grande para colocar el balón por encima del arquero adelantado, pero finalmente hubo sufrimiento hasta el pitazo final, y con él, la alegría inmensa de saberse en semifinales, entre los cuatro mejores del país, con el abrazo del compañero, del cuerpo técnico y de toda la ciudad salonista que lo vivió por Facebook Live.

Este viernes a las 21:00 (horario central), se viene la Cuenca Carbonífera, el local y su hinchada que harán todo lo posible por derribar este sueño, pero con la certeza de que enfrente tendrán un grupo que vino por quedarse en la máxima categoría, y ahora sueña en Grande, muy en Grande.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *